Jaoaquín Cárceles

Gerente

Agente de la Propiedad Inmobiliaria col. 535

Economista, Perito judicial y extrajudicial.

666 517 703

joaquin@joaquincarceles.com

Mi frase favorita:

Os cuento un poco sobre mí:

“Un Joven con mucha experiencia acumulada” que tiene la virtud y el buen criterio de querer seguir cumpliendo primaveras.

Hace años comencé en el sector inmobiliario porque me permitía compaginar mis proyectos personales con que muchas familias cumplieran sus sueños.

La Región de Murcia es un lugar que brilla por su gente. La actitud, simpatía, y cordialidad de los murcianos es sin duda alguna lo que más me gusta de esta tierra. Reconozco que mi gran debilidad es compartir un buen plato de arroz caldero con mis amigos y familia, y si puede ser a orillas del Mar Menor mejor que mejor.

Un gran amante del cine, la lectura, la Historia, viajar y descubrir nuevos lugares y culturas.

Recuerdo que la primera vez que vi Hermanos de sangre descubrí algo que me atrapó y a día de hoy me sigue fascinando: el gran compañerismo que comparten y que destaca por encima de todo. Esta serie y películas como La caza del Octubre Rojo me han enseñado a afrontar los problemas desde diferentes ángulos, cómo planificar un buen plan de actuación, y que, en definitiva, la clave del éxito es contar con un buen equipo de trabajo y un líder capaz de escuchar sus opiniones para tomar la mejor decisión.

Me apasiona disfrutar de gran parte de mi tiempo libre con mis perros, paseamos durante horas al aire libre por la sierra murciana, al fin y al cabo, son estos pequeños momentos de desconexión los que me permiten reflexionar con la mente fría sobre nuevas estrategias de trabajo para seguir creciendo en mi ámbito profesional y personal.

La lectura también tiene un papel muy importante en mi vida, todos los que habéis disfrutado un libro bien editado y con una gran historia sabéis lo maravilloso que es quedarse absorto en la lectura de capítulo tras capítulo. Todas las enseñanzas que he aprendido de manos de todos los autores que leo me hacen evaluar de manera crítica y valorar todas las situaciones y me reafirman en algo que ya me inculcaron mis padres desde que era pequeño: “Siempre tenemos dos opciones: Sí, o Sí. ¡Adelante!”